El gran dragón azul

Your Content Goes Here

El gran dragón azul

Tienes un día libre para ti. Tomas tu morral, agua, un poco de comida, tu sombrero y decides ir a explorar en aquella montaña donde viste algo parecido a un pájaro grande, algo de color azul que creiste ver en el cielo y luego desapareció. No sabes si fue fantasía o realidad, así que llegas a la parte baja de la montaña y tomas un camino que es conocido por muchas personas , la gente suele ir allí a pasear, este camino  lleva a unas cascadas de agua  ubicadas en lo alto de la montaña; llegando allí descansas, te sientas y observas las caídas del agua que pintan las gotas de rocío con suaves colores. Pasas un  tiempo en este lugar y, llegada la tarde, no ves nada diferente al paisaje, así que crees que de verdad fue el cansancio de la jornada que te hizo ver cosas que no existen. Empacas tus cosas y decides que antes de irte te vas a meter un poco en el agua para refrescarte. Con tu cabeza muy mojada, y tus ojos empapados, te secas y ves cómo al otro lado se mueven los árboles y de allí, justo de allí sale una cosa enorme  de color azúl violeta intenso. Lavas de nuevo tus ojos, para asegurarte que no sea una ilusión, pues esos animales, sólo los has visto en los cuentos de niños; te quedas muy quieto y el animal percibe tu presencia. Fija sus enormes  ojos en ti y se queda muy quieto, pareciera que más bien él  te tiene miedo; tú piensas, ¿pero , qué miedo puede tener de mí si soy del tamaño de su pata?

Temeroso , pero seguro de ti ,te  empiezas a acercar lentamente, cuidando cada paso que das y el animal no te quita los ojos de encima, suelta un soplido y tras unos minutos, te habla. No con palabras. Tú escuchas su pensamiento, tan claro como si te hablara:

  • si, no tengas miedo, acércate, te he estado esperando por mucho tiempo, pero no me querías ver. 
  • ¿No te quería ver?
  • Así es, no me querías ver, me presenté muchas veces pero nunca levantabas tu cabeza para mirar  el cielo. Siempre estabas clavado en tu aparato que tienes en el bolsillo, no volviste a mirar el cielo.
  • ¿ Tú pareces un dragón, cierto?….¿Luego los dragones  no existen sólo en los cuentos?
  • Así es, soy un dragón; este no es mi color original, pero me he ocultado tanto tiempo que mi color se mimetizó con el del cielo, precisamente para que esta vez no me vuelvan a cazar.
  • ¿A cazar, dices?
  • Si, hace muchos siglos, existíamos muchos dragones, de un color parecido al de los elefantes, pero el ser humano, nos empezó a cazar, a esclavizar y a matar porque creían que nuestra sangre tenía poderes, así que salimos de la Tierra y ahora en este momento estamos regresando algunos para hablar con personas como tú que tienen que trabajar para que más gente vuelva a mirar al cielo y pueda ver  sus dragones.
  • ¿Todos tienen dragones? ¿Como así, tú eres mi dragón?
  • No te pertenezco, es una forma de decirte que te esperé hasta que te dieras cuenta de que el cielo existe y que ya estabas listo para verme.
  • ¿Ya nos habíamos visto?
  • Si, en muchos de tus sueños, pero pensaste que yo era irreal. Tú llegas tan cansado que ya no te das espacio ni para soñar y cuando sueñas, no le das nada de importancia a lo que se te presenta.  pero este es el momento. 
  • ¿Momento de qué?
  • De reconectarte a  lo que tú llamas “Algo más grande que tú” y literalmente, los dragones somos eso. Más grandes que tú.
  • Pero si yo no rezo, ni medito, ni hago yoga ni nada de eso…
  • Eso no importa, de donde sacas eso…es lo que tiene y siente tu corazón y tu tienes un corazón puro, noble, escuchas con amor a esa compañera de la oficina que tiene tantos problemas y nadie le regala tiempo, tu  amas a los animales, los respetas, tienes pensamientos bonitos , quieres que todos estén bien, pero por sobre todo, te amas, te respetas, eres compasivo contigo mismo  y te valoras, y eso ya es estar en vía directa con eso que tú llamas “Algo más grande que tú”. Estoy para que vueles en mi lomo, te subas y veas lo que nunca has visto. Estoy aquí para ti. Para ayudarte a subir a ese cielo que hace tiempo ya no veías.

MENSAJE O TRASFONDO

Regálate tiempo para ti, para conectar con tu ser maravilloso que eres, para soñar con los ojos abiertos, para crear infinitas posibilidades aunque le suenen a los demás como solo sueños. PERMITIRSE, es  la palabra que te quiero transmitir en este mensaje, permítete salirte de lo de siempre, de lo repetitivo, mira a otros espacios , a otras latitudes, cree en que en tu ser hay algo majestuoso que eres tu mismo, salte de las reglas y de lo de siempre. Deja que ese niño interior crea lo que quiere creer. No tienes que hacer cosas especiales ni exóticas para conectarte con tu propia ilusión y salir de la del mundo, es más real de lo que tu crees.

MANTRAS O FRASES DE PODER

“ Veo mucho más allá de lo que veo”

“ Creo un tiempo y un espacio para conectarme”

“ Elevo mi cabeza al cielo, que está para mi”

Similares